UN HECHO POLICIAL

Pese a su reducidísima extensión, la provincia de Tucumán acumula muchísimos lugares históricos tanto como turísticos que incluso determinaron en muchos casos el curso de la Historia.

Al noroeste de la Capital, San Miguel de Tucumán, se encuentra el Municipio de Las Talitas, con varias localidades como por ejemplo Los Pocitos, donde se dice que el General Aráoz de Lamadrid hizo quemar un campo para desviar las fuerzas de Pío Tristan hacia la ciudad de San Miguel de Tucumán, donde le dio batalla el General Belgrano, con la generosa ayuda de Bernabé Aráoz. Al sur de ese municipio se encuentra el barrio de El Colmenar, donde se encuentra la importante Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, de relevancia nacional e internacional, ubicada en un sitio donde había originalmente un ingenio azucarero fundado por el mencionado obispo José Colombres, pionero de la industria azucarera, denominado “El Gallito” por la enorme veleta que coronaba el techo de la edificación con la forma de esa ave. En El Colmenar, también, existen las ruinas del casco de una estancia donde se dice que nació el General Julio Argentino Roca, dos veces Presidente de la Nación. Es una localidad pequeña, pero bien urbanizada, con calles asfaltadas, luz eléctrica, tres puestos policiales, y su correspondiente agencia de quinielas. El sábado 17 de septiembre de 2018 amaneció un espléndido día de sol, premonitorio de la primavera que llegaría el miércoles siguiente. En horas del mediodía, cuando todo en esos lugares de nuestro noroeste todos los negocios cierran preparándose los pobladores a dormir la sagrada siesta, pues además los calores propios del clima de la zona los obligan a hacerlo, cerraba también la agencia quinielera. En momentos en que una de las empleadas bajaba la cortina metálica, hizo irrupción en el local un sujeto armado con una pistola 9mm. y una escopeta terciada en banderola, tomando por el cuello a la empleada que intentaba bajar la cortina, y apuntándole a la sien, intimó a las demás empleadas, tres en total, que se encontraban en la agencia a entregar sus pertenencias personales, y a dejarlas en uno de los escritorios de la oficina, cosa que – atemorizadas – hicieron ellas inmediatamente. Luego el sujeto soltó a la víctima que tenía apuntando, y la hizo colocarse junto con las demás contra una de las paredes, abrió la caja de la agencia, y se hizo con el dinero de la recaudación del día, unos trescientos mil pesos, que colocó en un bolso que llevaba, junto con las pertenencias de las empleadas, quienes aparentemente se encontraban en estado de shock. El delincuente, acto seguido se retiró del establecimiento escapando a la carrera.

El destacamento policial correspondiente a la zona se encargó de investigar el hecho, y así pudo comprobarse, por la declaración de las empleadas damnificadas, que habían notado ciertas señas o gestos intercambiados por una de las mismas con el ladrón, descubriéndose que éstos eran pareja, y que ella había simulado ser una víctima inocente más  del asalto siendo que era la cómplice principal.  La policía local, luego de varios allanamientos en ese sector, hizo lo propio en el domicilio del asaltante y de la empleada cómplice, encontrando varios cartuchos de escopeta calibre 12 y un arma de ese calibre, escopeta marca Pecher en la casa del primero y dos cajas de balas de calibre 9 mm. en la casa de esta última. Como consecuencia de este operativo, ambos fueron detenidos inmediatamente. Palermo, 12 de agosto de 2019