TERRIBLE CONFUSIÓN ÍTALOARGENTINA

Buona tarde, siñore. Osté  e lo psicoanalista, ¿no? Mucho gusto. Mira, el nombre mío es Girólamo Spedutti. So napoletano. Scuse se non hablo ben el españolo, hace do años que stoy en esto paí, e lo son venido a ver per que me encontro en una spantosa confusione. Si. Mi siento. Grazie. Mire. Ío trabaco nel porto. A l’Italia era pescador. En la familia mía semo todo molto religioso, e también molto supersticiosi. Tradicionalmente creemo en Dío, la Virque, e todo lo santo, ma también credemo en la brucas, lo vampiro e todo lo fantasma que a osté se le nocúrrano. Ío, e mi muquer, cugamo molto a la quiniela, pero come osté sabe, no é lo mismo cugare acuí a la quiniela arquentina que cugar a la smorfia italiana. Para empezare, la quiniela de acuí non tiene la misma cantidá de números que tien la de Nápoli, la patria mía. La de acá tiene chento. La nostra, novanta. Ma peró esa no é la única diferenza. Hay que tener molto cuidado, porque el siñificato de lo números non é el mismo en todo lo casos. Mire, allí, a Nápoli, le pongo por equemplo, si soñamo con la Navidad, que é un lindo soño, con lo anquelito, e todo eso, se vamo insiguida a ver a alcuna siñora que sabe, e nos recomienda que cuguemo al ventichincue. Ma si aquí cugamo al ventichincue , ¡é una gallina! Claro que hay otro números que son má o meno iguales. Si uno quiere decirle a alguno “Borracho de merda”, le dice igual que en la patria mía “14 de 71”, pero si uno soña con la Virquen Santíssima, que é el 8, resulta que se le puede quemar la casa, porque aquí el 8 es el incendio… ¡É peligroso el tema! Para no dar otros equemplos, que si uno, románticamente, soña con la partes íntimas de su muquer, debe apostare al sei, pero resulta que aquí ¡el séi es el perro!  Si en el soño se le aparece Sant’Antonio, aquí es la yeta. Si soña con el dinero, ¡non le cuegue al 46, que aquí son lo tomates! Tiene que cugarle al trenta e due, que para nosotros, é una anguila. Non vaya a decirle a una signorina 78, que para nosotros é una chica bonita. Aquí el 78 siñífica una putana. Esto é terríbile…   Ademá, uno no puede decirle aquí a un arquentino “Te voy a dar una patada en los 30”, que allí es lo mismo que decir aquí el doppio zero, el doble cero, los huevo, porque aquí el 30 es Santa Rosa, y nadie patearía a una santa ¡Dío libre e guarde! Dottore, ¿Qué cosa me recomenda osté? Ío credo que vo a tener que decar de cugar a la quiniela, o a volverme a Nápoli, a cugar tranquilamente a la Smorfia… Porque si uno soña cosas buonas, y llega a apostare a números equivocados, qui sá qué cosa malas le poeden pasar… Dottore, ¡penso que non se poede soñare nada en esto país!… Credo que va a ser mecor agarrare a mi muquer, e volverme a Italia! Palermo, 18 de febrero de 2020