SOBRE LA QUINIELA

En nuestro país existen varios tipos de quiniela, como la de la ciudad de Buenos Aires  En realidad, esta quiniela era la quiniela nacional,  que se jugaba por la lotería nacional, creada el 16 de octubre de 1893, con fines de beneficencia. Como es sabido,  la quiniela se originó en la ciudad de Rosario, dos años después de fundada la lotería. Comenzó a crecer con gran rapidez, gracias a sus características fundamentales: la posibilidad de jugar menos dinero, y la facilidad de conectarse con los “levantadores”, que la vendían en forma ambulante, y prácticamente “a domicilio” Además, sus premios eran seguros, y también se cobraba de la misma manera. Pese a existir un proyecto de ley presentado en 1958, la quiniela nacional fue oficializada recién en 1971 mediante un decreto de necesidad y urgencia, y en razón del volumen de dinero que su juego implicaba. En 2018 la Lotería Nacional fue disuelta por el Poder Ejecutivo, y pasó a hacerse autónoma en cada provincia, como por ejemplo en la ciudad de Buenos Aires, con la denominación de Quiniela de la Ciudad, y en cada provincia con el nombre que le correspondiera, como Quiniela de Tucumán, de Córdoba, etc.

Por internet se puede conocer fácilmente los números sorteados y premiados de la quiniela al instante, así como los números de la quiniela atrasados. Existen varias páginas que se ocupan de ese tema. La quiniela, como el bingo, son juegos en los que el apostador puede confiar plenamente, porque dependen de bolilleros, incluso en la quiniela separados, que aseguran el azar, sobre todo que establecen la ubicación de unidad, decena, centena, etc., y los premios correspondientes, como la cabeza, los diez y los veinte premios, y las apuestas en el caso de los premios se dividen proporcionalmente, o sea que a los primeros diez el premio se divide en diez, y a los veinte, en veinte. El jugador de quiniela se siente satisfecho, también, porque este juego es personal, no como la lotería, que puede ser jugada por varias personas a la vez. También existe la redoblona, o sea que el jugador puede elegir jugar “ a la cabeza”, y en caso de resultar premiado, jugar el monto a los premios, multiplicándose el monto de su ganancia.

Otro beneficio que ofrece este juego es el pago inmediato del premio. El apostador, al ver los resultados de la quiniela, se entera de que su número ha sido premiado, presenta su boleta en la agencia donde la compró, e inmediatamente se le hace efectivo el pago correspondiente. Asimismo, hay agencias de quiniela que colocan en sus vidrieras “se pagan premios de otras casas”. Por su parte las radios anuncian los resultados a la quiniela nocturna, y  en muchos casos los resultados a la quiniela nacional y provincia. También de la quiniela o tómbola de Montevideo, Uruguay, a la que puede jugarse en las agencias de quiniela normales.

No obstante la oficialización de la quiniela, en la actualidad es común ver los numerosos puestos ilegales, como almacenes de barrio, y aún tomadores de apuestas ambulantes, que – pese a los esfuerzos de la policía – continúan con su oferta de juego fuera de la ley.

De todos modos el juego, sea o no de azar, tienta y tentará siempre al hombre, al “homo ludens”.

+++++++++++++++++++++