Loterías y Quinielas en el Uruguay

En el año 1818, La hoy República Oriental del Uruguay estaba bajo dominio portugués. El jefe de las fuerzas de ocupación, Gral. Carlos Federico Lecor, a fin de ayudar al Hospital de Caridad de Montevideo dispuso que se efectuaran loterías en el país. El primer sorteo se realizó el 9 de julio de 1819, en la Plaza Mayor, frente a las puertas del Cabildo. Actualmente la Lotería tiene su sede en la calle Cerrito 220, entonces Cerrito 97, desde el 1° de abril de 1889.
En esos sorteos, en los albores de la Lotería Uruguaya, se distribuía en premios la cantidad de 750 patacones, con un premio mayor de 200 patacones, y un total de 48 suertes premiadas. El precio de las cédulas, que así se denominaban en la época los documentos que permitían participar en los sorteos era de un real la fracción en que se dividía el entero constituido por ocho millares, y se vendían mediante vendedores ambulantes, modalidad que ha perdurado hasta hoy en dia, conservando éstos el nombre de “Loteros”.
La fecha de los sorteos se fijaba una vez que se agotaba la emisión lanzada a circulación, y éstos se realizaban en acto público en la puerta del Hospital de Caridad, en presencia de un Juez y un escribano. En marzo de 1846 se jugó la primera Lotería, a beneficio de la Sociedad de la Caridad, creada en 1844. El 12 de julio de 1856 se promulga el decreto/ley 510 Que establece que las Loterías Públicas serían pertenencia exclusiva del Hospital de Caridad, y al que se ajustaría la actual Dirección Nacional de Loterías y Quinielas.
En 1889 se nacionaliza el Hospital, que hasta ese momento era municipal. La Dirección de la Lotería inaugura su propio taller litográfico/tipográfico en el año 1909, comenzando desde entonces a imprimir en forma ininterrumpida los billetes que emite, así como los extractos de los juegos de Loterías y Quinielas y del resto de los juegos bajo su administración.
El 24 de agosto de 1910, en oportunidad de un sorteo extraordinario se inauguró la cabina que protege los globos de vidrio que contienen las bolillas de los números y los premios. Los cristales que la conforman fueron traídos desde Bélgica, y hasta la actualidad nunca fue necesario reponerlos. Tienen un centímetro de espesor, y poco menos de tres metros de altura.
En la década del 20, la lotería uruguaya se sorteaba dos veces por semana, martes y sábados, y desde entonces se vendía no sólo en Uruguay, sino que en diversas ciudades de Argentina, Brasil y Paraguay. El 7 de julio de 1939 se realizó el primer sorteo de Quinielas, en Montevideo, y el 2 de septiembre del mismo año en el interior del país oriental. En una primera instancia se realizaban sorteos por separado para loterías y quiniela, pero con el tiempo se unificaron en uno solo.
El juego de Tómbola se sorteó por primera vez el 18 de septiembre de 1985. En sus comienzos se jugaban tres sorteos semanales; hoy, al igual que la Quiniela, se realizan sorteos de lunes a sábados.
SAN CONO: Como los jujeños se fanatizan con el 32 (cuyo significado en términos quinieleros es “El Dinero”), los uruguayos lo hacen con el 03. Este número define a San Cono. Bien. ¿Quién fue San Cono? Pues San Cono de Teggiano es un santo italiano nacido en la ciudad de Teggiano en el s.XII en la región de Salerno. Su temprana muerte y su devoción ardiente que lo hiciera tomar los hábitos a muy temprana edad, fueron signos de santidad para los habitantes locales. Perteneció a la orden de San Benito. Murió en el año 1200.